Las 5C de un gran anestesiólogo - NYSORA

Explore la base de conocimientos de NYSORA de forma gratuita:

Las 5C de un gran anestesiólogo

Cuando los estudiantes del Dr. Hadzic le preguntan si deberían convertirse en anestesiólogos, se sorprenden un poco cuando responde: "¿Tienes lo que se necesita?" Se sorprenden porque, como muchas personas, solo tienen una vaga idea de lo que realmente hace un anestesiólogo y de lo que se requiere de él. Siga leyendo para obtener más información sobre lo que el Dr. Hadzic busca en sus alumnos.

Hay 5 rasgos de carácter que debe poseer un anestesiólogo competente: Y necesita los cinco!

¡Incluso si solo falta uno de estos, entonces no creo que la Anestesiología sea para ti!

La decisión de convertirse en Anestesiólogo no es una decisión que deba tomarse a la ligera, y explico por qué en el video:

  1. Compromiso

¿Por qué compromiso? ¿No es lo mismo que motivación? 

La motivación depende de factores externos. Si está buscando recompensas externas de los demás, fama y reconocimiento, entonces se sentirá decepcionado.

Verá, mientras que el cirujano es la estrella del espectáculo, y diría con razón, porque para eso vino el paciente a operar, el anestesiólogo trabaja en la bacda.

kground para preparar el escenario y proporcionar un entorno seguro para hacer posible la operación.

Compromiso viene de dentro. Incluso cuando los demás no lo reconozcan por su contribución vital, su recompensa, como anestesiólogo, proviene de lo que unidades tú – la satisfacción de saber que salvas vidas, a diario. Para ello debe comprometerse maestría de tu oficio y a ser lo mejor que puedas ser en cualquier momento. la vida de los pacientes depende de tus habilidades!

Y no solo salvas vidas un día y luego te sientas. Vuelve y salva vidas el día siguiente and el día después de eso, y así sucesivamente, a lo largo de su carrera. Eso requiere compromiso.

Entonces, compromiso significa ser yo-motivado: para estar siempre aprendiendo, siempre mejorando y siempre esforzándose por estar en la cima de su juego.

  1. Courage

Salvar vidas requiere coraje.

No es casualidad que al quirófano también se le conozca como “teatro” y usted, como anestesiólogo, esté en el centro del drama. El cirujano puede ser el centro de atención mientras realiza la intervención, pero desde el momento en que administra la anestesia, la vida de ese paciente está, literalmente, en sus manos.

Saber eso requiere coraje.

A un nivel humano básico, es difícil describir la enormidad de la responsabilidad que implica cuando un paciente se despide de sus seres queridos y entra para poner su vida en sus manos.

Ese ser humano en pleno funcionamiento, que camina y habla, pone su confianza en ti. Confían en que les administrará productos químicos, que son potencialmente letales, en la dosis justa, para que sean insensibles al dolor durante todo el procedimiento quirúrgico. Unos minutos después de administrar los potentes medicamentos, los pacientes quedan inmovilizados, sin poder caminar ni hablar. Están indefensos, completamente vulnerables y dependen de ti para mantenerlos con vida y, a partir de ese momento, son tu responsabilidad.

Esa responsabilidad es enorme, pero mientras eres consciente de ella, tampoco puedes permitirte estar asombrado o paralizado por ella.

El miedo puede llevar a otros a un estado de pánico, pero usted, como anestesiólogo, con un paciente que depende totalmente de usted, debe permanecer calmado y en pleno control, para que pueda concentrarse en el bienestar del paciente.

Y ese enfoque debe permanecer alerta y capaz de aprovechar todo su conocimiento y experiencia acumulada, para evaluar y anticipar rápidamente situaciones y condiciones, de modo que pueda tomar las decisiones correctas bajo presión.

No hay respaldo, ningún mentor en la sala y no hay tiempo para hacer una pausa y reflexionar.

La anestesiología no es algo en lo que simplemente se puede caer y ver cómo va. La raíz de la palabra “coraje” significa “corazón”, y no debes elegir la anestesiología como profesión si tu corazón no está en ella. (Hay quien diría que tú can practicar la anestesiología incluso si su corazón no está en ella y, por supuesto, usted ¡poder hacer cualquier cosa! Sin embargo, nunca confundas “puedo hacer” con “lo haré”. 

  1. Confianza

La confianza proviene de saber que estás al mando de tu conjunto de habilidades; que está equipado con los conocimientos más actualizados y las mejores prácticas, que está en buena forma física y que está haciendo todo lo posible para ser lo mejor que puede ser en su profesión.

Este no es un campo en el que pueda adquirir capacitación y luego sentarse.

Si usted es el tipo de persona que prefiere tomar decisiones a lo largo del tiempo y le gusta reflexionar, considerar y consultar durante unas pocas horas o días, entonces no sobrevivirá mucho tiempo en Anestesiología. Te estarías exponiendo a una enorme cantidad de estrés a diario.

La anestesiología es un campo que exige una toma de decisiones instantánea. Requiere que estés aprendiendo y mejorando constantemente y que tus conocimientos y habilidades estén tan profundamente grabados que puedas recurrir a ellos y confiar en ellos en cualquier momento. Para mantener esa confianza, debe ser un aprendiz de por vida, siempre perfeccionando y dominando su oficio.

  1. Consistencia

La teoría no es suficiente. Puede pasar toda la vida adquiriendo el conocimiento y aprendiendo sobre los principios, pero al final del día, la anestesiología es una práctica; necesita poseer los rasgos físicos necesarios y necesita practicarlos regularmente para desarrollar consistencia.

Un anestesiólogo competente debe tener una excelente destreza manual, buena coordinación ojo-mano y mano firme.

La anestesiología no es para ti si eres torpe o propenso al nerviosismo. No puede permitirse el lujo de ser todo dedos y pulgares cuando se trata de insertar rápidamente una aguja en la posición correcta bajo presión.

Y no basta con poseer estas habilidades, hay que practicarlas. Así como un atleta o músico talentoso sabe que tiene que practicar tocando escalas, modos, acordes o ciertos ejercicios, incluso sus mejores talentos pueden oxidarse un poco cuando no tienen práctica. Si está comprometido a ser un gran anestesiólogo, entonces debe comprometerse a mantener su competencia: el anestesiólogo necesita práctica regular para ejercitar y mantener sus habilidades físicas y técnicas para que siempre realicen su mejor trabajo.

  1. Carisma

Un anestesiólogo debe saber liderar un equipo, y un buen líder debe tener carisma.

carisma es confía en ti mismo – se trata de tener plena confianza en sus facultades, habilidades, conocimientos y habilidades para que SEPA que está equipado al más alto nivel para ofrecer el más alto nivel de servicio.

Esa confianza absoluta en ti mismo es lo que hace a un gran líder, porque cuando confías en ti mismo, los demás confiarán en ti y querrán seguirte.

En el quirófano no hay tiempo para cuestionar ni debatir, por lo que el buen funcionamiento del equipo depende de la confianza mutua para un desempeño exitoso.